jueves, 19 de febrero de 2009

El misterio de Anastasia (Revolución Rusa)

La posible supervivencia de Anastasia es una de las grandes leyendas del siglo XX. En 1922 apareció una mujer que se hacía llamar Anna Anderson. Fue encontrada a punto de suicidarse e internada en una institución para enfermos mentales, donde dos años después aseguró ser la Gran Duquesa Anastasia, que había sido declarada muerta.

Algunos familiares de los Románov declararon que probablemente Anna era la Gran Duquesa, pero otros nunca estuvieron convencidos. La batalla por conocer su verdadera identidad se convirtió en el juicio más largo de la historia de Alemania (1938-1970). El veredicto final estableció que Anna Anderson no pudo aportar suficientes pruebas para demostrar que era la Gran Duquesa. Pero también se estableció que la muerte de Anastasia no se podía confirmar como hecho probado.

En 1994, ya después de su muerte, se le hicieron unas pruebas de ADN que concluyeron que su auténtica identidad era Franziska Schanzkowska, nacida en Pomerania (Polonia) el 16 de diciembre de 1896 y desaparecida en marzo de 1920 cuando perdió la memoria trabajando en una fábrica de Berlín. Sin embargo, nuevas pruebas forenses realizadas en 1994, comparando la cara y las orejas de Anastasia y Anderson concluyeron que Anna Anderson era la Gran Duquesa Anastasia.


Testimonios contradictorios para un misterio todavía sin resolver.