miércoles, 4 de febrero de 2009

Nuevas formas de hacer la guerra (I Guerra Mundial)


La I Guerra Mundial modificó las bases del "arte" de la guerra. La inclusión de submarinos y el empleo de sustancias químicas son solo algunos eje
mplos.


Guerra Química

El empleo de sustancias tóxicas había sido prohibido por la Conferencia de la Haya, sin embargo, los alemanes pensaron en este tipo de armas com
o una solución para acabar con la guerra de trincheras y la estabilización de los frentes.

En 1915 en el frente de Ypres en Bélgica, aprovechando el viento favorable, una nube tóxica se dirigió hacia las líneas francesas. La sorpresa y el pánico fueron totales. Tras sucesivos ataques, los alemanes consiguieron en unos días avanzar 16 kilómetros, cuando hasta entonces los diversos combates solo movían la línea del frente unos metros.


La industria inició la producción de nuevos gases (fosgeno, arsénico, ácido cianhídrico...). Los gases empezaron a lanzarse en bombas de artillería para evitar que un repentino cambio del viento hiciera que las propias tropas murieron asfixiadas. Los soldados tuvieron que proveerse de máscaras anti-gas, que solían estar rotas o ser defectuosas.


Guerra submarina

Antes del conflicto los submarinos no habían sido utilizados como armas de guerra. El bloqueo naval británico hizo que los alemanes confiaran en la guerra submarina como el mejor medio de represalia. Sin embargo, submarinos alemanes hundieron el trasatlántico estadounidense Lusitania "por error", con lo que los americanos lo toleraron (no sin antes recibir una compensación económica).


En 1917, Alemania declaró la guerra submarina total. Los primeros meses fueron enormemente dañinos para los barcos que iban y venían a Inglaterra, más de 540.000 toneladas hundidas en febrero, 875.000 en marzo. Los británicos organizaron sistemas de convoyes en los que barcos de guerra escoltaban a los buques y redujeron de forma significativa las pérdidas. Además, la guerra submarina perjudicó seriamente a los productores y exportadores americanos, lo que precipitó la entrada en la guerra de Estados Unidos.

3 comentarios:

Laura dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Black-R dijo...

bah! odio la 1ª Guerra Mundial! (bueno no, no la odio)...no me gusta nada la forma que tomaron las guerras a partir de ese momento, se perdió toda emoción en la lucha...que hay del honor de la batalla y todo eso...

Por lo demás buena entrada ^^

Andres dijo...

Despues de ver el efecto del gas mostaza y demas no me extraña que en la 2ª Guerra Mundial ningun pais se atreviera a usarlo (temiendo que la nacion contraria hiciera lo mismo)